A la sombra del Tomate: La Economía debe AMAR

01 mayo 2006

La Economía debe AMAR

Un verso de una canción de Mártires del Compás afirma: Las Matemáticas no aman, pero nunca fallan. Y ¿la Economía?

El sábado murió el economista John Kenneth Galbraith falleció el sábado a los 97 años por causas naturales. Galbraith ha sido considerado un institucionalista tardío y próximo al Keynesianismo, las dos principales corrientes o escuelas económicas del siglo XX que han afirmado que la Economía debe de amar, que tiene que adaptarse a la realidad y alejarse de la abstracción de las matemáticas y estadísticas que la alejan del ser humano.

Su teoría se definió por el rechazo a la sociedad de consumo, la defensa de la intervención del Estado en la economía y la necesidad de humanizar el medio socioeconómico. Además también respaldó una jornada de trabajo semanal inferior a 40 horas y apoyó al movimiento feminista y a la formación de un consejo internacional para ayudar a las víctimas de los desastres causados por el hombre, frente a los Monetaristas, liberalistas radicales, que incluso estaban a favor de prohibir el asociacionismo de los trabajadores.

En La sociedad opulenta, publicada en 1958, una de sus obras más sobresalientes, se convirtió en una de las obras de teoría económica más vendidas, en la que rechaza la producción de bienes destinados al consumo porque crea nuevas necesidades. Además, se pregunta que cómo las sociedades avanzadas pueden gastar millones de dólares en cigarrillos y videojuegos cuando más de la mitad de la población mundial se muere de hambre.

Etiquetas: ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal